Por qué es NECESARIO conocer la Cláusula de Inspección en un Contrato de Compra?

Es el período durante el cual podemos realizar una inspección física profunda de la propiedad para determinar los posibles daños “ocultos” o deficiencias que ameriten reparaciones que no pudimos observar el día que visitamos la propiedad cuando enviamos una oferta.


1¿Donde se establece esta cláusula?


2¿Quién realiza la inspección y cómo?


3¿Es responsabilidad del vendedor reparar o dar un crédito si hay alguna deficiencia?


 

En que consiste la claúsula de inspección?

Es el período durante el cual podemos realizar una inspección física profunda de la propiedad para determinar los posibles daños “ocultos” o deficiencias que ameriten reparaciones que no pudimos observar el día que visitamos la propiedad cuando enviamos una oferta.

¿Qué es una inspección?

Es una evaluación, primordialmente ocular, acerca de la condición física de la propiedad, realizada por un profesional.

El objetivo del inspector es identificar deficiencias en sistemas, posibles peligros y vida útil de los componentes de una vivienda.

El resultado de la inspección será emitido en un reporte con fotos y estimados del valor de las reparaciones y/o reemplazos.

¿Cuándo se realiza?

En el sur de la Florida, se establece una cláusula en el contrato con el tiempo en el cual el comprador tiene derecho para realizar dicha inspección y tomar decisiones. Este ciclo suele ser entre 5 y 15 días.

Una vez recibido el reporte, el comprador decidirá durante el tiempo establecido en el contrato, si desea continuar, cancelar o negociar la transacción.

Un inspector certificado evaluará, entre otros, los siguientes aspectos:

  1. Estructura – Las bases y el marco de la casa
  2. Exterior – Condición de la acera, rampas, escalones, ventanas y puertas
  3. Techado – Tendrá en cuenta los años, las condiciones, sistemas de drenaje, la situación o estado de las tejas y de la chimenea
  4. Tuberías – Comprueba el suministro de agua y drenaje, calentador de agua, bomba de salida y almacenamiento de combustible. También incluye la presión del agua, tuberías, manchas de óxido y la corrosión
  5. Electricidad – Examina que hayan sido instalados de manera segura cables de servicio, paneles, interruptores, seccionadores, fusibles y enchufes
  6. Calefacción – Revisa sistema de conductos de ventilación y chimeneas
  7. Aire Acondicionado – Incluye el sistema de refrigeración del hogar, equipos y fuentes de energía
  8. Interiores – Comprueba si hay fugas en las tuberías, daños por insectos, por agua y defectos de construcción, entre otros. El exceso de humedad produce moho y otras afectaciones
  9. Ventilación / Aislamiento – Un aislamiento adecuado y la ventilación, evitan pérdida de energía eléctrica.

Nota Importante: Hoy en día en los contratos comúnmente empleados queda implícito que la propiedad se venderá “AS IS” es decir en las condiciones que la está viendo el comprador por lo tanto en la mayoría de las transacciones solo se negociarán aspectos realmente significativos y de mayor valor, como por ejemplo Techo, equipos de aire acondicionado, etc.

Comentarios cerrados.